Aprende a catar un buen café

Para aprender a catar un buen café, debemos fijarnos en la fragancia, el aroma, la acidez y el cuerpo.

La fragancia consiste en todos aquellos olores que podemos distinguir en un café recién tostado y molido: notas dulces, cítricas -como mandarina, limón o naranja-, florales, maderadas, frutosas, picantes o con reminiscencias de nueces, cereales, heno o tierra.

El aroma consiste en los tonos aromáticos que percibimos en el café al mezclarlo con agua caliente.

La acidez hace referencia a su suavidad o viveza. Entre más suave el café es más ácido. Esta sensación se percibe en los lados de la lengua.

El cuerpo se refiere a la sensación de perdurabilidad en la boca después de degustar un café. Cuanto más perdure, el café tendrá mejor cuerpo.

1

Estos elementos no se perciben de la misma manera en todas las cafeteras, así si utilizamos una cafetera express, la infusión tendrá mucho más cuerpo y un gusto más intenso. Si el café lo infusionamos en una cafetera de filtro lo que degustaremos será un café más ligero y si lo que tenemos es una cafetera italiana, el café resultante será más fuerte.

COMENTARIOS

Tal vez te interese:

La ruta del café

Aprende a catar un buen café

1
La ruta del café

Datos curiosos sobre el café

1